6 de marzo de 2020

Consejos para vender vuestra casa

Vender pisos, casas, parkings, locales no tiene demasiado secreto cuando se sabe hacer. Se trata de conectar oferta y demanda, de encajar las necesidades de comprador y vendedor, y de adecuar correctamente el inmueble.

>> Antes que nada, señalaremos los dos grandes factores que más peso tienen en la venta de un piso, casa o local:


1. Establecimiento del precio. Es vital que el precio esté alineado con el momento en que se encuentra el mercado inmobiliario. No tiene que ser demasiado alto puesto que no tendremos visitas comerciales, ni demasiado bajo porque perderemos rentabilidad. Tampoco es demasiado aconsejable salir con un precio muy hinchado e ir bajándolo progresivamente puesto que la operación puede, como decimos los agentes inmobiliarios, “quemarse”


Psicológicamente hay dos situaciones contrarias a cualquier lógica mercantil: la primera es que todos y todas queremos ingresar más dinero por la venta de nuestro piso de los que pagamos al comprarlo después de haberlo “usado”. O sea, pagaríamos menos para comprar el inmueble que lo que pedimos cuando lo ponemos a la venta.  La segunda es que a veces el precio del metro cuadrado de segunda mano supera el precio del metro cuadrado de obra nueva.


2. Variables objetivas y subjetivas. Hay que tener en cuenta muchas variables que ayudarán a establecer un precio de salida que sea realista. Estas variables pueden ser de cariz más objetivo y directo como los metros cuadrados que tiene el inmueble, sus características, si es de obra nueva o no, el año de construcción, el estado en que se encuentra, el precio que se ha pagado en compras de inmuebles similares, entre otros. También hay de indirectas como las características de los posibles compradores y sus motivaciones, la zona o barrio donde se localiza el inmueble, la vecindad, los servicios que hay próximos, su accesibilidad y facilidad de transporte, el plan municipal de urbanismo y sus proyecciones...


Estas variables son muchas y muy variadas y hay que conocer bien todas y cada una de ellas. Geográficamente nos movemos en un “mercado local” y éste tiene unas características inherentes a su ubicación que solo quién lo trabaja de forma constante y próxima las conoce en profundidad.


Recomendamos que antes de oner vuestra casa a la venta, solicitéis orientación a un agente inmobiliario local y titulado. Recomendará el mejor precio de salida del inmueble, los intervalos de negociación y qué rentabilidad podemos esperar. También nos asesorará a nivel financiero y fiscal y nos ayudará en todas las tramitaciones documentales.


Una vez hemos considerado y analizado todas las variables y hemos establecido un precio de salida razonable y los intervalos de negociación, podemos poner nuestro piso o casa a la venta.

Ahora toca conocer y elegir entre todas las herramientas que hay para comunicar que hay un nuevo inmueble en el mercado y hacer publicidad. Una vez más, la importancia del conocimiento local es vital para escoger las herramientas más efectivas. Hay lugares donde los buzoneos funcionan muy bien, otras donde de ninguna forma. Los portales inmobiliarios tienen unos índices diferentes de uso por los compradores en función de la localidad. Hay revistas gratuitas locales. Publicidad exterior que puede funcionar o no, etc.


Y ahora empieza todo. Llamadas, visitas, coste de oportunidad, incertidumbres, toma de decisiones...


Desgraciadamente no podemos detallar en este artículo todo nuestro saber y experiencia acumulada en más de 90 años de trabajo constante en el sector inmobiliario,  pero sí podemos dar unas cuantas indicaciones que harán que la venta sea más eficiente. Estamos convencidos que si observáis estos consejos para vender vuestra casa, obtendréis ahorro de tiempo y mayor rentabilidad.


La primera impresión. Sin duda, cuenta. La llegada a la zona y la puerta de casa son los primeros impactos que reciben los posibles compradores. Intentad que todo esté limpio y aseado; que no haya papeles por el suelo o exceso de publicidad en los buzones. Pintar la puerta, ordenar la entrada y el patio, cortar el césped y podar ramas, esconder o sacar desechos son acciones que no cuesta hacer y que nos asegurarán esta primera buena impresión. La iluminación exterior, plantas y flores, la alfombra de entrada nueva...


Todo limpio. La pulcritud hace atractivo cualquier inmueble. Una buena limpieza nos hará ganar puntos con los compradores. Tened especial cuidado en cocinas y baños. Pintar las habitaciones. limpiar alfombras, eliminar manchas y olores es fundamental. También poner orden en casa, incluidos cajones, armarios, trastero y garaje, antes de enseñarla.


Orden. Las habitaciones atestadas las hacen pequeñas y crean sensación de suciedad y desorden. Ver muchas pertenencias personales dificulta que los posibles compradores se vean ahí viviendo y se hagan suyo el inmueble. Ordenad vuestra casa. Sacad las fotos personales y almacenad el exceso de muebles, juguetes y otros elementos personales.


Pintar sabiamente. Poned una capa de pintura nueva sobre las paredes evitando los colores muy subidos. Aconsejamos emplear colores como el  talco, crema suave y el gris blanco. O sea, colores neutros que no afecten en exceso y que transmitan sensación de tamaño y pulcritud.


Reparaciones. Reparad o reemplazad soportes rotos u obsoletos. Hay una serie de elementos en los que nos fijamos más de lo que parece como cerraduras de puertas, tiradores de armario, grifos, toalleros y barras de cortinas. Estos elementos son fácilmente reemplazables y no acostumbran a ser caros. Tened especial atención a las cuerdas de las persianas.


La iluminación. Instalad bombillas nuevas con una iluminación cálida y adecuada para las áreas específicas de vuestro hogar. Por ejemplo, la iluminación ambiental rellena una habitación y da sensación de mayor volumen, mientras que la iluminación direccional funciona mejor en áreas como un rincón de lectura.


Estores y cierres. Son los modeladores de la entrada de luz natural a casa y aumentan la sensación de confortabilidad de hogar. También pueden afectar la temperatura de la habitación. Hay que regular estos elementos de manera adecuada teniendo en cuenta si mostraréis el inmueble por la mañana, por la tarde o por la noche.


La terraza. Vuestra terraza o patio  tienen que tener un aspecto espacioso, funcional y confortable. Debe estar limpio, arreglado y ordenado. A poder ser con plantas y flores. Y si hay mascotas, que no correteen durante la visita.


Tengamos en cuenta, que la máxima garantía, rapidez y rentabilidad os la dará un buen agente inmobiliario local.  Os acompañará en todo el proceso,  os asesorará en el que os sea menester, hará todo tipo de tramitaciones documentales para vosotros y acelerará la venta.


¿Nos valora la noticia?
Su opinión es importante para a nosotros

Esta noticia tiene un total de 2 vots

El formulario ha sido enviado correctamente.

1929-2019: 90 años a su servicio