13 de febrero de 2021

Vender el piso en tiempo de Covid19

La pandemia nos ha llevado a cambiar nuestra mirada y algunas de nuestras preferencias; nos ha hecho más conscientes de muchas cosas como por ejemplo la familia, el entorno, el medio y dónde y cómo vivimos. También la manera de vender el piso en tiempo de Covid19.

La llegada del virus Covid19 y de la pandemia asociada ha trastornado todas las estructuras de nuestra sociedad tanto a nivel colectivo como nivel individual. Se ha resentido la sanidad, la economía, el trabajo, las relaciones sociales e interpersonales, el ocio, nuestra manera de vivir.

Los confinamientos, el teletrabajo y la teleeducación han propiciado que pasemos muchos más ratos en casa que antes y que modifiquemos los hábitos y actividades que llevamos a cabo. 

Fruto de esto ha cambiado la tipología y las características de los inmuebles que se buscan. Muchas de estas características ya se consideraban antes de la pandemia pero ahora acontecen fundamentales y prioritarias.

Ahora se buscan viviendas en las que se pueda no solo vivir confortablemente sino donde también se pueda trabajar y estudiar con eficiencia. Se prioriza más el interior que el exterior de las viviendas como se ve en el crecimiento sostenido que está teniendo el sector de reformas.


Elementos más valorados en la compra de un piso

Luz natural

Ha sido el primer factor de busca. Antes era muy importante; ahora es imprescindible. Los pisos y casas con mucha luz natural son los primeros que visitan los futuros compradores. Grandes ventanas y habitaciones con mucha luz son protagonistas. Lo son tanto por razones de salud, como la generación de vitamina D o la liberación de endorfinas, como por razones prácticas como el ahorro energético. Venderemos mejor un piso situado en una calle ancha con una buena aportación de luz natural que un piso con muchísimo encanto situado en el barrio antiguo.


Aire libre

Los humanos necesitamos salir y notar el sol y el viento en la cara. Los jardines, las terrazas y los balcones donde poder pasar tiempo en el exterior son un factor decisivo a la hora de hacer una visita para comprar un piso. Estos espacios están resultando protagonistas puesto que habilitan el estar en el exterior sin salir de casa y actúan como conector con nuestro entorno y vecinos. En definitiva se han convertido en espacios de socialización que han evitado nuestro total aislamiento. 


Espacios polivalentes

Estamos prefiriendo lugares comunes como salas y comedores con una estructura que nos permita llevar a cabo diferentes actividades. Ahora la sala de casa se ha convertido en un gimnasio, una sala de juegos, un despacho, una escuela, un lugar donde relajarse... Estos espacios polivalentes están ganando metros en detrimento de los metros de las habitaciones. Se valora más una sala grande, con luz y cuadrada que permita estos múltiples usos que una habitación con vestidor. Las cocinas abiertas a sala también están cogiendo bastante protagonismo.


Zonas comunitarias

Las más valoradas son las que tienen jardín y piscina. Fuera del confinamiento domiciliario, estas zonas nos permiten hacer deporte, jugar con los niños, tomar el sol, relajarnos... Es como ir a la segunda residencia o de fin de semana sin salir de casa. Las viviendas que tienen una buena zona comunitaria son de las primeras a visitarse cuando se busca un inmueble para comprar o alquilar.


Domótica

Aunque no es una característica imprescindible, cada vez está cogiendo más importancia tener una vivienda inteligente. El internet de las cosas ha revolucionado también el sector inmobiliario y posibilita que nuestros hogares seas más seguros, cómodos y eficientes. Una casa domótica que podamos programar en función de nuestras necesidades y de las condiciones ambientales se valora mucho en el mercado. Nos permite, entre otras muchas cosas, conectar la alarma, poner una lavadora o encender el horno remotamente. También recoger datos de eficiencia energética y ahorrar en el consumo de suministros.


Vender la zona cuando vendemos el piso

En muchas ocasiones nos focalizamos solamente en las buenas características del inmueble que queremos vender y esto nos resta oportunidades. Cuando buscamos una nueva vivienda, lo primero que pensamos como compradores es donde nos gustaría vivir. A partir de aquí iniciamos la búsqueda y miramos si encaja con nuestro presupuesto. 


Las características que tendría nuestra zona ideal son determinantes en nuestra búsqueda; por eso la mayoría de portales inmobiliarios como idealista o habitaclia ofrecen el municipio, zona y barrio como primer filtro de busca.


Vivimos dentro en una vivienda que está situada en un entorno siendo este entorno algo a vender también, es nuestro valor añadido y hay que remarcarlo.

Hay quién prefiere vivir en el centro de un municipio, otros en una zona residencial o en una urbanización muy apartados del ruido. Unos prefieren vivir en un barrio populoso con mucha vida en la calle; otros en un barrio más tranquilo. En función de nuestra situación personal, familia, hijos, trabajo, etc. escogeremos una tipología de zona u otra para ir a vivir. No es lo mismo vender el piso a una familia con 3 hijos que a una pareja que empieza su vida en común o a una persona que vivirá sola y que no tiene hijos ni pareja. Las necesidades y motivaciones de cada uno serán diferentes y hay que tenerlas en cuenta. A buen seguro que la familia priorizará una zona con buenas escuelas, servicios y red de transporte público mientras que para la persona soltera seguramente las escuelas no serán determinantes en la hora de escoger donde comprar el piso.


Hecha esta reflexión es básico pensar sobre las características que tiene la zona donde tenemos el piso a vender y ver a quién encajaría mejor. Tenemos que resaltar estas características y venderlas junto a la vivienda. Por ejemplo, en el caso de la familia frases como “ideal para familias con hijos” “escuelas públicas, concertadas y privadas en el barrio” “parques y jardines muy próximos”, “mercado municipal al lado de casa” pueden funcionar muy bien y harán que los compradores consideren nuestro piso o casa como una buena opción lo que provocará, si más o menos encaja el presupuesto y sus características, una visita de compra o alquiler al inmueble.


Vender las características de la vivienda

En este punto tenemos que diferenciar las estructurales de las cualitativas

Las características estructurales de una vivienda serán las de construcción. Metros cuadrados de la vivienda, número de habitaciones, baños, terrazas. Representan el mínimo que se necesita y son un filtro determinante en nuestra elección. Casi seguro que la mencionada familia de 3 hijos no buscará un piso con 2 habitaciones...

Las cualitativas son aquellas que proyectarán nuestras sensaciones como compradores. Las que decantarán la compra de nuestro piso en lugar de otro. Tienen que ver con elementos no tangibles como la zona donde está situado y los vecinos que tenemos. En definitivo son las que aportan valor añadido a la vivienda y las que permitirán venderlo por encima del precio de mercado obteniendo de este modo un mayor beneficio. En nuestro artículo “Consejos para vender vuestra casa” mencionamos los mínimos a observar si queréis poner un inmueble a la venta. 


En la venta de viviendas hay que cuidar las sensaciones. No vendemos cuatro paredes y un techo; vendemos la ilusión de un hogar. Un lugar donde nosotros y los que queremos pasaremos muchas y buenos ratos. Donde creceremos y nos desarrollaremos. Donde haremos amigos y nuevas relaciones. En definitiva donde viviremos.


En Cimmo, carbonell inmobiliaria,  llevamos vendiendo hogares e ilusiones desde 1929

Si necesitáis asesoramiento o que pongamos vuestro inmueble en el mercado no dudéis en contactarnos


¿Nos valora la noticia?
Su opinión es importante para a nosotros

Esta noticia tiene un total de 1 vots

El formulario ha sido enviado correctamente.

1929-2019: 90 años a su servicio